miércoles, 4 de mayo de 2016

Pudin de magdalenas y quesitos

           Algunas veces la panadera nos deja de regalo una bolsa de magdalenas artesanas (para algo sirve que seamos familia). La verdad ni comparanza a las compradas, no encuentro una comprada que no sepa a limón y a mi ese sabor artificial no me gusta. Esta no saben a limón, saben a la magdalena.........y me diréis como es el sabor a magdalena??? pues no sabría explicarlo, es un sabor natural, sin otros añadidos. No tienen conservantes con lo cual como mucho deberían ser consumidas en la misma semana. El problema viene cuando me encuentro la bolsa de las magdalenas sin contar con ella. Y yo haya hecho esa semana otros dulces. Pues eso es lo que me pasó esta semana. Y como caído del cielo en el programa del viernes de Carlos Herrera, "los fósforos en la cocina" le llamo yo, va un chico y da una receta de una ""cuajada de magdalenas"". La receta era de lo mas fácil y me quedó en la cabeza, porque en muchas ocasiones en ese momento estoy en el coche. A mi mas que una cuajada, que supongo sería porque lleva dos sobres me parece un pudin, pero bueno, la cosa fue que ese mismo día por la noche me puse a ello y para el sábado una vez llegásemos del partido tenía el postre listo. 
                Haber que vos parece????????? Es de lo mas fácil y la verdad el sabor es una mezcla entre tarta de queso, flan y un ligero sabor a bizcocho.



Ingredientes:
1 litro de leche entera
2 sobres de cuajada
8 quesitos
8 magdalenas
5 cucharadas de azúcar


  1. Vertemos la leche en una olla reservando un vaso.
  2. Ponemos el azúcar al fuego en un cazo y con una cucharada de agua, dejamos que se forme un caramelo tostado con el que caramelizaremos el molde que mas nos guste.
  3. Añadimos los quesitos a la olla.
  4. Desmigamos con las manos las magdalenas y las añadimos también a la olla. Aquí el chico decía que lo pasaba por la batidora. Yo me parecía que las magdalenas estaban tan desmenuzadas que no lo hice y quedó igual de rico y sin tropiezos. Pero como queráis.
  5. Disolvemos los sobres de cuajada en el vaso de leche y los añadimos a la olla.
  6. Ponemos a cocer a fuego suave hasta que hierba. Vamos removiendo con unas varillas para evitar que se nos pegue abajo. Se quedará una especie de papilla.
  7. Vertemos la preparación anterior en el molde caramelizado y dejamos reposar hasta que se enfríe. Luego llevamos a la nevera toda la noche.
  8. Al día siguiente un ratito antes de servir lo sacamos de la nevera y desmoldamos.


lunes, 2 de mayo de 2016

Bacalao a la provenzal

           Hoy es festivo creo que en todo España y ayer coincidió ""el día de la madre"". Para mi fue un día de sentimientos muy encontrados, pero creo que este año ganaron los de tristeza y emoción, porque es el primer día de la madre sin ella. Y aun está muy reciente su partida. Por eso quería dedicarle la receta, su comida favorita: el bacalao. Lo hicieras de la manera que lo hicieras, le encantaba. Día muy difícil, pero que mis hijos y marido han intentado por todos los medios que ahora se convierta en mi día de la madre.
            No es un pescado de los mas baratos, sobre todo si el que queremos es en salazón, pero su sabor es tan apreciado que merece la pena utilizar el salado en lugar del fresco. Aunque esta receta está hecha con uno congelado que viene "al punto de sal", pero que con unos hermosos lomos en salazón de esos que te aseguran que vienen sin espinas es éxito aun mas seguro.
             La cosa es que son productos que no requieren de grandes elaboraciones para convertirse en platos de esplendidos. Ya veis, esta receta es de lo más simple, de lo más rápida y quedó de lujo, también queda exquisita.
           


Ingredientes:
4 lomos de bacalao
2 cebollas
2 ajos
2 cucharada de aceitunas negras
3 tomates maduros
1 ramita de perejil
1 hoja de laurel
1 vasito de vino blanco
aceite
sal
pimienta

  1. Pelamos y cortamos en plumas las cebollas.
  2. Las rehogamos durante 12 minutos en una sartén con 3 cucharadas de aceite.
  3. Agregamos los ajos pelados y bien picaditos y los tomates sin piel y cortados en dados.
  4. Salteamos las verduras a fuego fuerte durante 5 minutos.
  5. Agregamos la hoja de laurel lavada y el vino.
  6. Salpimentamos y dejamos cocer unos 10 minutos a fuego medio.
  7. Añadimos los trozos de bacalao (recordar que si es saldo tiene que estar en remojo 24 horas antes y cambiarle el agua al menos 4 veces) y las aceitunas y seguimos la cocción 10 minutos mas.(Si lo hacéis con antelación, le dais 5 de cocción y dejáis los otros 5 para cuando lo vayáis a calentar).
  8. Espolvoreamos el pescado con el perejil lavado y bien picadito justo para servir.

viernes, 29 de abril de 2016

Albondigas de arroz en salsa de tomate

          Se puede decir que es una forma diferente de comer el arroz a la cubana; lleva arroz, lleva huevo, lleva salsa de tomate pero todo presentado de una manera distinta. Aunque en realidad para mi ha sido un plato de reciclaje inspirado en una receta de Karlos Arguiñano. Las había visto en su libro y me quedó la receta grabada en la cabeza, raro en mi...........que últimamente lo tengo que apuntar todo.
           Pues tenía arroz en blanco que no iba a dar para todos y se me vinieron a la mente. En la nevera había unos filetes de pollo y los pique, abrí una lata de champiñones y como siempre tengo conserva de tomate casera, no tuve mas que hacer;;;;;;;;;;;;bueno sí, las albóndigas que os advierto, pero no son nada fáciles de formar. De esta manera aproveché restos y con poco hice un plato nuevo. Como me gustan a mi los reciclajes ehhhhhhhh????????. Pero ya veis lo que parece en un libro una receta nueva, también se puede utilizar para aprovechar restos o darnos una idea a que surja una parecida.



Ingredientes:
1 bol grande de arroz cocido
2 filetes de pollo
1/2 lata pequeña de champiñones 
2 huevos
harina
aceite
1 bote de salsa de tomate casera (aquí la receta)
100 gr de queso rallado

  1. Picamos los filetes de pollo y los champiñones mejor con la picadora, muy menudos tienen que estar.
  2. Los mezclamos en el bol con el arroz.
  3. Vamos formando las albóndigas de arroz de tamaño que mas nos gusten.
  4. Pasamos por harina, huevo y freíamos hasta que esté doradas.
  5. En una fuente apta para horno ponemos una base de salsa de tomate, como medio bote. Colocamos las albóndigas y regamos con el resto de la salsa.
  6. Espolvoreamos con el queso rallado y gratinamos.

miércoles, 27 de abril de 2016

Quiche de lomo

         Quiche completamente de aprovechamiento. Bueno en realidad lo primero que intente aprovechar fue el lomo a la sal del otro día y una parte de eso se convirtió luego en este quiche.
          La pieza de lomo a la sal era bastante grande y aunque comimos todos por dos veces aun me sobró. Yo no soy de tirar comida, pero eso ya lo sabéis así que hice con los trozos que me sobraron un guiso super básico y rápido. Primero pensé en utilizarlo para un arroz, pero aun así era mucho así que me dije que esa noche convertiría una parte de los taquitos del lomo en un quiche. Que rico quedo!!!!!!!! solo una recomendación cuando vayáis a añadirlo al molde con la pasta, el guiso de lomo debe estar bien escurrido de aceite, pues yo no tuve esta precaución y eso hizo que la masa quebrada me quedara un poco blanda en la base.
        Tanto si es con sobras de lomo como si hacéis un guiso para hacer luego el quiche es una opción mas para estos ricos pasteles salados que cunden un montón y sacan del paso. Por eso yo siempre procuro tener sus ingredientes básicos a mano: pasta quebrada, leche evaporada o nata.......



Ingredientes:
1 lámina de pasta quebrada
200 gr de lomo asado de cerdo (lomo a la sal)
2 pimientos del piquillo asados
1/2 cebolla pequeña
1 tomate
250 ml de leche evaporada
3 huevos
100 gr de queso rallado (el que mas nos guste)
sal
pimienta

  1. El lomo ya está asado, si es como yo lo hice a la sal lo vamos a guisar, pochando antes las verduras (cebolla, tomates y pimientos bien picaditos y guisandolos una vez pochados con el lomo durante unos 15 minutos), si precede de un lomo asado o guisado lo cortaremos a taquitos y aprovecharemos dos cucharadas de salsa.
  2. Batimos los huevos, añadimos la leche evaporada y salpimentamos.
  3. Forramos un molde de quiche con la lámina de pasta quebrada y pinchamos la base para que no se hinche.
  4. Ponemos el lomo en el bol del batido removemos y vertemos en el molde.
  5. Precalentamos el horno a 200º.
  6. Una vez calientes espolvoreamos el quiche con el queso y metemos al horno. Cocemos unos 30-40 minutos, hasta que esté cuajado y ligeramente tostado.

lunes, 25 de abril de 2016

Lomo a la sal

          Es la primera vez que empleo esta técnica: la de cocina a la sal. La había visto mucho con el pescado, que por cierto después de ver lo rico que está el lomo, probaré también. Por tanto esta era la primera vez que cocinaba a la sal. Si no es porque miro en el super, no sabía ni que había una sal especial para ello, porque lo que es la receta no lo explicaba.
         La receta en si, es de lo más sencilla, que yo lo dejé mas tiempo en el horno de lo que indicaban las explicaciones puesto que en casa la carne nos gusta hecha y lo que veía en la foto de  la revista me parecía muy poco hecho y entonces no iba a gustar. Quedó en el punto justo que nos gusta......suerte de principiante jaja. 
         De lo que quería hablar era sobre la guarnición que la puedes poner al gusto, bien unas patatas panadera, una ensalada, unas patatas duquesas o también un puré, alguna verdura rehogada o al vapor. Vamos que la receta pasa de ser fácil o completa y sana. Si no habéis probado esta técnica, no dejéis de hacerlo, no es complicado. La próxima será con pescado!!!!!!!!



Ingredientes:
1 pieza de lomo de cerdo (500 gr)
1 kg de sal especial para esta técnica
1 clara de huevo
tomillo
1 cucharada pimientas en grano

  1. Precalentamos el horno a 200º.
  2. Mezclamos en un bol la sal con la clara y las pimientas en grano.
  3. Lavamos y secamos el lomo. Lo atamos con un hilo para que no se rompa.
  4. Colocamos el lomo en una bandeja apta para horno y lo cubrimos con una fina capa de sal.
  5. Horneamos 40 minutos.
  6. Servimos en lonchas con la guarnición que mas nos guste.

viernes, 22 de abril de 2016

Arroz con leche en panificadora

          En casa como buenos asturianos nos gusta mucho el arroz con leche, tengo dos recetas que son las que siempre utilizo, la de mi madre o la de Maryluz, que también sale muy buena. Pero es un postre que requiere su tiempo para que salga bien, lo bueno es ir a "fuego lento" como dice la canción de Rosana; pendiente de él removiendo y yo últimamente es lo que menos tengo ¡¡¡tiempo!!! Así que un día comentando con Covi, una amiga me dijo que ella lo hacía en la panificadora, que yo ya lo había visto por algún blog pero no me había centrado en él. Tanto me entro el gusanillo que esa misma semana lo hice. Para mi gusto está mejor el cocido en olla lentamente, pero para quitar el antojo bien vale. Bueno, quizás haciendo unos retoques a la receta que os comentaré cuando la vaya redactando obtengamos un resultado un poco mas logrado.
         El de pani está bien para comer caliente según lo sacas, en frío se queda algo duro.........aunque igual el tipo de arroz o lo que os digo de darle unos retoques puede evitar eso. Lo probaré otra vez y ya contaré............



Ingredientes:
1 y 1/4 de leche
200 gr de arroz
piel de un limón
1 rama de canela
150 gr de azúcar
50 gr de mantequilla
1 cucharadita de canela

  1. Lavamos el limón le cortamos la corteza y la ponemos junto con la canela y la leche a hervir.

  2. Vertemos en la cubeta de la panificadora el arroz y luego la leche hirviendo  colada (lo de poner la leche hirviendo es para que el arroz se cueza mejor, sino la mitad del tiempo de cocción se le iría en calentar la leche). Uno de los retoques fue aumentar la cantidad de leche, la receta original traía un litro, pero también puse unos gramos mas de arroz.
  3. Seleccionamos el programa de mermeladas que tiene un tiempo de 1:20 minutos. En mi panificadora que es la del Lidl es el número 11. Y la ponemos a funcionar.
  4. Como la panificadora va descontando tiempo es fácil ver cuando faltan 30 minutos, que sería cuando deberíamos de añadir el azúcar, la mantequilla y la cucharada de canela si os gusta. También podéis añadir un chorrito de licor, en casa no les gusta con él.
  5. Una vez cocido lo sacamos a los moldes de servir.

miércoles, 20 de abril de 2016

Baritas de pez espada crujientes

          No me gusta mucho comprar congelados. Confieso que hace unos años si, pero desde que empece a leer sobre precocinados y a interesarme mucho mas por la cocina intento hacer esos platos en fresco. No abusando de los fritos, pero ya sabemos que a los niños estos les encantan. Y que las baritas de pescado son de esas recetas con la que los críos no ponen mayores pegas a comérselo. Aunque lo habitual es hacerlas de merluza se pueden hacer casi de cualquier pescado que tenga cuerpo y podamos sacar lomos o filetes gordos. El pez espada es ideal también para hacerlas. Yo me lo encontré de oferta en la pescadería esta semana que tenía destinado hacer las baritas y rebozarlas en cereales para hacerlas mas crujientes y no dude en utilizarlo.
         Unas de estas baritas y una buena ensalada son la cena perfecta para cualquier día. No se tardan mucho en hacer y comen pescado casi sin enterarse, además de complementadas con las ventajas de los cereales.



Ingredientes:
600 gr de filetes de pez espada gruesos
2 huevos
100 gr de harina
200 gr de copos de maíz
aceite
sal

  1. Batimos los huevos ligeramente con una pizca de sal.
  2. Rompemos los cereales con las manos o con ayuda de un martillo de aplastar filetes.
  3. Limpiamos los filetes de restos de piel y espinas, los lavamos, secamos y cortamos en baritas.
  4. Sazonamos y pasamos primero por harina, luego por huevo y por último por copos de maíz.
  5. Las freímos por tandas en abundante aceite caliente hasta que estén doradas por todos lados.
  6. Dejamos escurrir sobre papel de cocina antes de servir.