jueves, 17 de enero de 2019

Torto relleno de picadillo y cabrales

          Aunque personalmente me gustan mas los originales con un picadillo sobre el torto y la crema por encima. Este tengo que decir que no está mal. Casi le llamaría la versión asturiana de la "calzone" jajajaja. Está muy rico. Concretamente relleno de picadillo de jabalí y crema de autentico queso Cabrales, que nos trajímos de una "excursión obligada" a la capital del concejo cabraliego.
             Es un queso fuerte y te tiene que gustar, pero en esta receta lo puede rebajar en intensidad haciendo una salsita.



Ingredientes:
400 gr de picadillo de jabalí (o de chorizo)
2 tazas de harina de maíz
1 taza de harina de trigo
100 gr de queso Cabrales
aceite de oliva suave
sal

  1. En un bol amplio mezclamos los dos tipos de harina.
  2. Calentamos un baso de agua y le añadimos una pizca de sal.
  3. Vamos añadiendo agua a las harinas y amasando. Debe quedar una masa unida y elástica.
  4. Salteamos un poquito el picadillo en una sartén. Sin añadirle aceite pues el mismo va soltando grasa. Lo justo apara que quede suelto sin llegar a que se pase, pues se terminara de hacer dentro del torto.
  5. Con ayuda de dos paños de cocina humedos vamos a formar los tortos. Cojemos bolas de masa y las colocamos entre los dos paños y vamos aplastando. Para que nos queden iguales cortamos con una taza o un aro de emplatar. (la masa que sobra se vuelve a amasar).
  6. Ponemos a calentar una sartén con abundante aceite.
  7. En el centro del torto ponemos una cucharada de picadillo y sobre ella unos dados de queso. Colocamos otro porto encima y apretamos los bordes a modo de empanadilla.
  8. Freímos cuando el aceite esté bien caliente hasta que esté dorado.
  9. Sacamos sobre papel absorbente.
  10. Así vamos formando con el resto de masa, carne y queso.

martes, 15 de enero de 2019

Tapa de queso manchego empanado

         Rica tapita que nos enseña Carlos Arguiñano en su nuevo libro "A mi manera". Que para no ser diferente yo he hecho "a la mía! jajajaja.
             La tapa es de Castilla la Mancha, tierra de pastoreo y  por tanto de buen queso de oveja. Y aunque una tapita de queso manchego así al natural está buena, porque no convertirla en una rica tapa dulce para el café. Me gustó sobre todo porque me gusta el queso. Aunque tengo que confesar que puse en dudas que lograra freírlo. Siempre me han llamado la atención esas recetas con quesos fritos que quedan tan bonitas y me causaba curiosidad saber si se fundían o no....................bueno las rectas las veía en la foto con lo cual ya se sabía que no pero.............La cosa es que me apreció un aperitivo de lo mas rico. Incluso un postre que es para lo que yo lo hice.
              Pues bien ¡¡¡¡¡el queso no se funde!!!!!. a nos er que te pases con la fritura claro jajaja. Bocado riquísimo. Y el toque que yo le di no es otro que sustituir la salsa de membrillo por porciones de dulce. Aunque luego una vez hecho se me vino a la cabeza que de alguna forma podríamos fundir el dulce y dejarlo estilo salsa; ya que los membrillos aquí son difíciles de encontrar a no ser que los tengas caseros.



Ingredientes:
250 gr de queso manchego
50 gr de dulce de membrillo
4 rebanadas de pan de pueblo
pan rallado
harina
huevo
AOVE

  1. Precalentamos el horno a 180º. y tostamos las rebanadas uno 5 minutos aproximadamente. Retiramos y reservamos.
  2. Cortamos el queso en cuñas gruesas, como de 1 cm de grosor.
  3. Pasamos por harina, huevo y pan rallado.
  4. Vamos friendo las cuñas por los dos lados en aceite bien caliente. Tienen que quedar doraditas.
  5. Retiramos y escurrimos sobre papel de cocina.
  6. Montamos la tapa, colocando unas cuñas de queso sobre la tostada y sobre el queso una láminas finas de dulce de membrillo.

viernes, 11 de enero de 2019

Sopa de ajo en crema

         La sopa de ajo, una de esas recetas tan tradicionales en muchas de nuestras cocinas. Pero sobre todo tan tradicional en las cocinas de nuestras madre y abuelas. No se, pero para mi es una de esas recetas que sabe y huele a pueblo. Uno de esos platos que al fuego de una cocina de leña pasa de ser un plato sencillo y barato a ser una receta para disfrutar de los sabores de antaño.
         Es cierto que la comida en cocina de leña sabe completamente distinta. Así que vos podéis imaginar lo rico de este plato: pan de leña, un buen pimentón, chorizo de matanza y huevos camperos.....bufffffffff un lujo; pero vamos a convertirlo en un plato mas moderno en cuanto a apariencia, lo convertimos en una crema y añadimos el huevo escalfado. Aquí tenemos uno de esos platos que te hacen entrar en calo en los crudos días de invierno.



Ingredientes:
8 dientes de ajo
4 huevos
100 gr de pan de hogaza
100 gr de chorizo
caldo de pollo
pimentón de la vera
tomillo
aceite
sal
vinagre

  1. Pelamos y picamos los ajos.
  2. Quitamos la piel al chorizo.
  3. Doramos los ajos en un poco de aceite en una olla, añadimos el chorizo cortado en rodajas. Salteamos todo.
  4. Añadimos a lo anterior una cucharada de pimentón, una ramita de tomillo y el pan partido en rebanadas.
  5. Cubrimos con el caldo de pollo y cocemos unos minutos.
  6. Retiramos el tomillo.
  7. Cascamos los huevos por tandas en un bol lleno de vinagre .
  8. Hervimos agua en un cazo y vamos echando los huevos y cociendo unos minutos. Los sacamos con cuidado con una espumadera, escurrimos y sazonamos.
  9. Vertemos la mezcla de pan y chorizo en el vaso de la batidora y la trituramos, debe quedar una crema espesa.
  10. La calentamos ligeramente y la repartimos en 4 cuencos. La servimos con el huevo escalfado.