miércoles, 15 de febrero de 2012

Solomillo al cabrales con sorpresa de corazón

Un plato sencillo, para una cena especial, o para quedar bien con los amigos o simplemente ¡porque sí!. Como no tuve mucho tiempo a la hora de la comida para hacer algo un poquito mas especial para San Valentín, y por la noche una ya está tan cansada que ponerse a cocinar aborrece pensé: ¿ qué puedo hacer que sea sencillo, pero a la vez lleve un toque acorde con el día?. Un solomillo es sencillo, la salsa cabrales no tiene mucho misterio, y el toque lo ponemos en la guarnición: un corazón de hojaldre con relleno de verduras. El plato ¡yo creo quedó bien! y lo importante es que gustó a quien pretendía complacer.



Ingredientes:
2 filetes de solomillo  de ternera (mas bien gorditos)
50 ml de nata líquida
50 gr de queso cabrales
1 lamina de hojaldre fresco
1/2 berenjena
1/2 calabacín
1/2 cebolla
2 tomates pequeños
   aceite
   sal
   pimienta


  1. Vamos a comenzar haciendo el "pisto" de verduras. Lavamos y pelamos las verduras. Las cortamos en daditos. 
  2. Ponemos al fuego una sartén con unas 4 cucharadas de aceite y añadimos la cebolla, a continuación el calabacín, la berenjena y por último el tomate y dejamos que se vayan ablandando a fuego suave. Cuando estén salamos ligeramente.
  3. Ahora que tenemos las verduras vamos a hacer los corazones de hojaldre. En unos moldes de corazón pequeños (mis moldes eran una bandeja que lleva para 6 corazones) untamos el interior con un poco de mantequilla, ayudándonos de una servilleta de cocina. Extendemos la lamina de hojaldre y cortamos cuadrados amplios (que nos den para forrar el molde y poder cerrarlo por arriba). Ajustamos bien el hojaldre al molde para que se mantenga la forma. Rellenamos con las verduras y cerramos el corazón.
  4. Precalentamos el horno a 180º e introducimos los moldes. Cocemos unos 15 minutos o hasta que veáis que están tomando color dorado.
  5. Hacemos la salsa. En un cazo ponemos los dos ingredientes: nata y queso y lo vamos removiendo  a fuego suave hasta que el queso está completamente disuelto en la nata. Mantenemos caliente.
  6. El solomillo lo salpimentamos y hacemos a la plancha.
  7. Acabado del plato: colocamos el solomillo en un plato y lo regamos con la crema de cabrales, al lado colocamos dos corazones de hojaldre.
NOTAS
- Otra opción seria hacer los corazones rellenos de setas salteadas.
- Si tenéis buen pulso o un molde cortante de corazón tambien podéis hacer los corazones así: cortáis dos corazones, rellenáis el centro, tapáis con otra lamina de corazón y selláis las uniones.





No hay comentarios:

Publicar un comentario